BASF SPAIN, S.A.

foto Basf

Basf tuvo problemas de falsificación de sus productos. Para evitar esta práctica, las oficinas centrales de BASF optaron por una solución global. Buscaban una codificación sobre etiquetas que fuera difícil de falsificar. Finalmente decidieron que la codificación tenía que estar basada sobre tres códigos de Barras EAN128 (con un número de lote, fecha de caducidad y número de serie).

Macsa, les dio una solución: Usar etiquetas con un aditivo especialmente reactivo al láser. Este formato de etiquetas, junto con la información en el código de barras resultaría en una etiqueta difícil de copiar y muy fácil de seguir. También se aprovechó de máquinas etiquetadoras ya instaladas. Las etiquetas existentes permitían añadir el aditivo sensible al láser (Datalase) y se marcaron con un sistema láser Macsa K-1010.

 

El sistema láser imprimía códigos de barras con información fija y variable procedente del sistema central SAP de Basf. Al imprimir en la etiqueta, esta se aplicaba sobre la botella y posteriormente la información se cargaba en el sistema por medio de un lector de código de barras. De esta manera, el sistema controlaba qué botellas estaban en qué cajas y consecuentemente, la trazabilidad del pallet final.

 

Este proyecto pionero de impresión de códigos de barras sobre etiquetas de database llevó a Basf Spain a decidirse por Macsa “Macsa fue el único que aportó una solución a Basf para evitar falsificaciones y, al mismo tiempo conseguir trazabilidad de los productos”.

 


Sector: Químico
Aplicación: etiqueta sobre productos químicos
Substrato: papel
Sistema láser: K-1010 PLUS



Sobre BASF SPAIN S.A.

Basf fue fundada en 1865 y es una de las empresas químicas líderes en el mundo. Des de su central en Ludwigshafen, 97 000 empleados y más de 330 plantas de producción en todo el mundo, Basf abastece a clientes y partners en casi todos los países del mundo. Su cartera de productos pasa por aceite y gas químico, plásticos, productos para la agricultura y productos químicos refinados. Basf empezó su negocio en 1969 en Tarragona. Esta planta ahora es el centro de producción más grande de España y Portugal y la sede central de Basf en España.